Blogia
Ediciones Sueños... imágenes en la niebla

Pensamientos de profe...

Analizo una y otra vez la situación que significa estar tratando de enseñar lenguaje y comunicación. O sea, ya saben que soy docente en un instituto profesional, y día a día veo la realidad en la que tratamos de desarrollar conocimiento. ¡Sí! Porque a veces salgo frustrada al ver a mis alumnos totalmente desvinculados del conocimiento, no les interesa aprender, no les interesa conocer más allá del día a día.

Qué mal. No entiendo, no me cabe en la cabeza cómo es que la gente no lee... ni siquiera el diario. No entiendo cómo no son capaces de ver, aunque sea 15 minutos, un programa cultural. O sea, es mínimo saber los nombres de personajes históricos, uno que otro hito histórico... me desconcierta este desgano por saber más del mundo en el que viven.

A veces me salen con cosas como que "usted es sabia", nada más lejos de la verdad, me gusta saber cosas, pero sabiduría me falta. Pero todavía no me dan un argumento plausible para entender que no quieran saber algo más allá de sus narices. A veces es desconcertante no poder hablar de ningún tema, porque mis alumnos no tienen opinión al respecto, simplemente porque no tienen información. ¿Qué onda?

Pienso y pienso en cómo incentivar a mis alumnas y alumnos a amar el conocimiento, más allá de tener que aprender algo porque tienen que sacarse una nota. Aprender cosas, investigar, sacar la curiosidad fuera, buscar respuestas a tantas interrogantes, ser más, crecer intelectualmente... lo que sí debo destacar es que un par de mis niñas me comentaron que se motivaron con mis clases y se pusieron a investigar sobre el lenguaje, el castellano, la literatura. ¡Eso me hizo sentir feliz! Pero aun faltan muchas y muchos más por incentivar.

Ah, ser profe es toda una aventura... ¡pero me gusta!

Yami
Docente (pero futura profe con cartón de profe de Castellano de la Usach)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

avivita linda -

Bueno, en parte por lo que puse en el otro post, porque los mantuvieron brutos desde la básica, la media y ahora la enseñanza superior.
Mientras más brutos sean, mejor, porque si no tienen opiniòn son manejables. Les pueden pagar un moco y mientras le alcance para comprar el celular de moda o los pantalones a la mitad del poto serán felices... Despertar el cerebro cuando ha estado dormido muchos años es complejo.
En la adolescencia se produce el segundo gran cambio en el cerebro, donde la máquina perfecta (o sea, el cerebro) usa un principio básico: si no se usa, se desconecta.
Y eso es heavy.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres